BlogGearTravel

VIAJAR AL NEPAL CON TU EQUIPO FOTOGRÁFICO

Una de las preguntas que uno se hace cuando organiza un viaje de 3 semanas por el Himalaya es: «¿Qué material justo y necesario me llevo?».  A excepción que uno sepa muy bien lo que se va a encontrar por el camino o que tenga muy claro qué es lo que va a fotografiar, siempre se generan dudas sobre qué equipo nos vamos a llevar y vamos a tener que cargar en un trekking de 11 días por las montañas más altas del mundo.

gearEquipo fotográfico viaje Nepal 2014.  iPhone 5S en modo Panorámico.

Tratándose de éste nuestro primer viaje a un país asiático y sabiendo que íbamos a ir de trekking cargando nuestro propio equipo y equipaje con la ayuda de un porteador y un guía, era de vital importancia llevarnos lo justo y estrictamente necesario para ello.

Aparte del equipo fotográfico que veis en la fotografía superior (12 Kg en total), llevamos una mochila de 60L con las mudas y medicamentos, cargadores, capas para la lluvia, los Gore-Tex y algo de ropa de abrigo para cuando estuviéramos a alturas de más de 3000 m donde el frío se hacía notar.

Para mí era básico no cambiar de ópticas cada dos por tres ya que pasamos por todo tipo de climas, temperaturas y condiciones climatológicas adversas. Por eso mi primera opción fue llevarme dos cuerpos de cámara, lo que me permitía combinar dos ópticas distintas y además me cubría en caso que una de las dos fallara. Normalmente llevaba montado en la Mark II el 17-40 y en la Mark III el 100-400. Ahora, desde aquí, sentado en la silla de mi estudio y parándome a pensar, viendo las fotografías que he hecho es cuando mejor valoro el material que realmente me debería haber llevado. Hablo de 1Kg de diferencia o quizás gramos pero bienvenidos sean siempre que se trate de aligerar el peso en duras jornadas de trekking por el Himalaya.

Por otro lado, la mochila GuraGear Bataflae 26L (@GuraGear) no respondió a mis expectativas de carga ya que en ocasiones me resultó muy pesada e incómoda de llevar por lo que tuve que repartir el peso con los miembros del equipo para descargar mi espalda. Los aspectos positivos de ésta sí que fueron la resistencia del material a todo tipo de climas, desde el calor tropical y la lluvia hasta el frío intenso en las altas montañas ya que el equipo guardado en su interior no se resintió en ningún momento de nada. En un par de ocasiones utilicé la rain cover para la lluvia, con éxito. Es cómoda para transportar nuestro material bien organizado pero incómoda de cargar en largas jornadas de trekking.

En otro post que publiqué anteriormente donde hablaba sobre esta mochila comentaba lo cómoda y lo organizado que puedes llevar el equipo. Al ser tan ancha y estar dividida en dos partes, si dejas un lado con más o menos peso que el otro tu hombro y espalda notan rápidamente esa descompensación de peso por lo que hay que repartirlo bien si no queremos acabar con la espalda fastidiada.

No la calificaría como una mochila óptima para hacer un trekking de horas y días. Quizá una buena opción de esta marca podría ser la GuraGear Uinta ya que parece de menor tamaño y con una forma más adaptada a nuestro cuerpo pero lo comento tan siquiera sin haberla tenido en mis manos.

Aprovechando que tuve este pequeño traspié he estado mirando un poco en el mercado mochilas óptimas para este tipo de actividad, es decir trekking en alta montaña siendo conscientes del material que debemos llevar, una cámara, dos ópticas, un angular y un tele, juego de filtros y trípode e incluso con la opción de llevar un tanque de agua de 1L en su interior. Estas podrían ser las opciones:

Aunque con lo rápido que va la tecnología donde las cámaras cada vez son más ligeras y pequeñas, los fabricantes de mochilas fotográficas también se deberán ajustar al cambio y hacer bolsas adaptadas a este tipo de mercado ya que hoy en día las Mirrorless están pisando fuerte en el mundo de la fotografía tanto profesional como aficionados avanzados.

Desglosando el material


  • Canon EF 17-40 mm f4: Ideal para paisaje e incluso retratos cercanos de personas e interiores. En él llevaba montado un Polarizador cuando era necesario. Peso: 500 gr. Imprescindible éste o similar.
  • Canon EF 100-400 mm f4.5-5.6: También ideal para paisaje y así poder acercarnos a las montañas y detalles. Aunque no vimos muchísima fauna sí vimos algunas especies de primates y mamíferos. Programamos jornadas de 6-7 horas de camino con lo que no nos podíamos permitir largas esperas para intentar localizar y fotografiar la fauna como nos hubiera gustado. Esta óptica ofrece un buen rango focal y ligero peso aunque no ofrezca una gran luminosidad pero es más fácil de transportar que los pesados 500 ó 600 mm (éstos nos los deberíamos llevar si supiéramos que vamos a fotografiar exclusivamente fauna salvaje a una zona concreta) Peso: 1380 gr. Imprescindible ó en su ausencia un 70-200 mm.
  • Canon EF 50 mm f1.8: Óptica ideal para retratos de personas por su focal, luminosidad y peso. En el caso de este objetivo decidí llevármelo por su ligero peso, aunque en mi caso, lo empleé más bien poco, pues decidí seguir a rajatabla la premisa que dicta que antes de fotografiar a alguien necesitas entablar un primer contacto para acabar pidiendo permiso para fotografiarles (mi prudencia tampoco me lo hubiera permitido) Aunque en más de una ocasión más de uno se prestó esporádicamente! Es esencial mostrarse respetuoso en este sentido. Peso: 130 gr. Prescindible.
  •  Olympus 35 mm f2.8 Shift: Óptica ligera y compacta, pensé utilizarla para paisaje y «arquitectura» pero a la hora de la verdad la utilicé menos de lo que me esperaba ya que es una óptica de uso 100% manual y requiere para su óptimo y correcto uso la necesidad de utilizar el trípode y no siempre se daba la ocasión ya que con tantas horas de caminata, humedad y calor a veces lo que menos apetecía era preparar todo el Set para hacer más bien una foto presencial a las doce del mediodía. Peso: 310 gr. Prescindible aunque la opción de descentrar es muy interesante para paisaje.
  • Trípode Gitzo 3541LS + Rótula Markins M10 de Bola. Peso: 2200 gr. Otro trípode y rótula más ligeros mejor.
  • GuraGear Bataflae 26L. Peso: 1800gr. Otro modelo más ergonómico y pequeño adaptado al equipo que llevamos habría ido mejor.
  • Canon EOS Mark II. Peso: 850 gr. Se podría prescindir de una de las cámaras y cargar con otra más ligera tipo Bridge o Mirrorless (a la que le podamos adaptar las ópticas que ya cargamos), es una opción a considerar.
  • Canon EOS Mark III. Peso: 950 gr.
  • Filtros degradados, portafiltros y Polarizadores.
  • El uso del Flash; Tengo que decir que me llevé el 580EX y no lo utilicé en todo el viaje, simplemente lo cargué, aunque intuí que esto sucedería ya que me gusta mucho hacer fotografías con la luz que dispongo a mi alrededor decidí llevármelo por si acaso (lógico en parte ya que las 5D’s no disponen de flash integrado en ellas). En éste caso no prescindiría nunca de él en ningún viaje aunque no lo vaya a utilizar.

IMG_1912

Como veis se puede prescindir del portafiltro, para el tamaño que utilizo que es el grande no deja de ser un chisme algo robusto; quizá alguno piense que es una barbaridad pero este sistema (más barato imposible) funciona bastante bien, y al estar tan pegado al objetivo, a 17mm  no me viñetea nada. Es una opción más, aunque yo llevaba el portafiltro al final no lo utilicé y opté por este sistema.

El equipo evidentemente puede variar en función de las prioridades de cada uno, pues en una zona tan extensa como el Himalaya donde también encontramos millones de mariposas y flores a retratar, otra opción sería llevarse una óptica Macro pero, como ya he dicho, son prioridades y otro estilo de fotografía.

Cargar las Baterías


Ya había leído otros artículos como el de Oriol Alamany sobre el «Annapurna trek: Recarga de baterías»  pero siempre te queda la duda y te haces la pregunta: «¿Podré cargar las baterías de la cámara a los sitios que iré?». Una vez estás allí te das cuenta que no va a ser complicado ya que treks como el Annapurna Round están preparados para cubrir la mayoría de necesidades de los trekkers. Como mucho, hay Guest Houses que no tienen enchufe en la habitación pero puedes pedir que te carguen las baterías en el comedor o cocina por unas 100 rupias. Quizá en otros treks como el de Lantang Valley menos popular pero más rural y puede que más auténtico que el Annapurna no haya tanta opción para cargar las baterías.

Aparte de llevar los pertinentes cables y cargadores también llevamos algún gadget de soporte y ayuda a la carga de nuestras baterías como, por ejemplo, una pequeña batería (que debes llevar cargada) para recargar el móvil o Gopro mediante USB. También un ladrón (ver foto inferior) que combina un enchufe estándar de 220V más dos USB; éste funcionaba muy bien porque con una sola toma de corriente podíamos cargar 3 baterías al mismo tiempo.

_GBL0959

La Ruta


  • Día 1: Kathmandú – Beshisahar (Bus). Después de llegar a Kathmandú via Nueva Delhi visitamos Boudanath y el barrio de Thamel en un par de días antes de partir con un «Deluxe Bus» a Beshisahar en un largo trayecto de 8 horas.
  • Día 2: Beshisahar (760 m) – Bahundanda (1300 m). Tiempo trekking: 6h 30′. Paramos para comer algo en Ngadi, Lamjung. Este primer tramo del trekking, como ya nos habían informado, está en obras y, con las expectativas que uno tiene de ver naturaleza y montañas, se hace pesado y nada agradable (ni a la vista ni a nuestros oídos). Al cabo de unos kilómetros, cuando dejamos atrás las obras, el paisaje va cambiando y ya empieza a ser lo que uno espera. Campos de arroz, acantilados y cascadas decoran ya el impresionante paisaje. Mucho calor y humedad.

  • Día 3: Bahundanda (1300 m) – Tal (1700 m). Después de más de 6 horas extenuantes de calor, humedad y sanguijuelas llegamos a un profundo valle donde el río se ensancha y se tranquilizan las aguas y donde parece haber una playa entre las montañas, allí está Tal.
  • Día 4: Tal (1700 m) – Bagarchap (2160 m). Éste fue el día de ruta más corto (4 horas). Pueblecitos con influencia claramente Tibetana, puentes colgantes, cascadas y extensos campos de Marihuana antes de llegar a Bagarchap. Allí nos hospedamos en un Lodge donde comimos muy bien y además entretenidos por un niño muy enérgico (lo podéis ver en el video).
  • Día 5: Bagarchap (2160 m) – Chame (2650 m). Dura caminata por bosques selváticos en medio de la niebla donde nos cruzamos con varias expediciones de sherpas escaladores y pequeños pueblos. Parada para comer en Thanchok.

 

  • Día 6: Chame (2650 m) – Lower Pisang (3200 m). 6 horas de dura ascensión, pues la partir de los 3.000 m la altura empieza a hacerse notar. Caminos de roca escarpada con acantilados sobre el río, que cruzamos y seguimos contínuamente hasta llegar a la parte baja de Pisang. Empiezan a aparecer extensiones de campos en flor que parecen mantos de color rosa. Tarde libre para ir a Upper Pisang y encontrarnos con gente local bastante agradable, clima fresco y atardecer nublado sobre un lugar mágico.

jg_np_gbl1085

 Chico Nepalí en Lower Pisang, Annapurna Conservation Area. Nepal. Canon 5D Mark III + Olympus 35 mm f/2.8 enfoque manual.

  • Día 7: Lower Pisang (3200 m) – Manang (3519 m). Larga caminata a través de la parte baja del valle de Manang se dejan medio ver el Annapurna IV y el Annapurna South. En un clima de aire fresco, pero en un paisaje semi-desértico, llegamos a Manang. Antes de bajar al valle pudimos ver todo el camino que ibamos a recorrer entre montañas escarpadas por el viento en tonos marrones-rojizos, cielos increíblemente azules y nubes voluminosas en blanco y gris. Bosques de pinos gigantes, algunos de ellos quemados, imaginamos que por lo rayos. En el valle también vimos el pequeño aeropuerto de Manang «Manang Airport Project».
  • Día 8: Manang (3519 m) – Gangapurna Lake – Gangapurna Glacier Views (3750 m) – Manang (3519 m). Día de aclimatación y pequeña excursión al lago Gangapurna de agua turquesa y vistas al glaciar. Avistamos muchos buitres del Himalaya y alguna águila.
  • Día 9: Manang (3519 m) – Yak-Kharka (4035 m). Amanece con lluvia, nos ponemos las capas y las rain cover de las mochilas y hacemos todo el trayecto de 3h en un día gris y lluvioso. Yak-Kharka no llega ni a pueblo, cuatro casas y tres guest house forman el pueblo y pese a su nombre, de Yaks no vemos ni uno!
  • Día 10: Yak-Kharka (4035 m) – Thorong High Camp (4800 m). El amanecer en Yak-Kharka nos permite ver por primera vez claramente las montañas Annapurna III (7555 m), Gangapurna (7454 m), Tarke Kang (7096 m) y Roc Noir (7485 m). Al amanecer, a las 5:00 h de la mañana, ni una sola nube, a las 7:10 h las nubes ya casi cubren las montañas.

 

Annapurna III (7555 m), Gangapurna (7454 m), Tare Kang (7096 m) & Khangsar Kang (Roc Noir 7485m)Annapurna III (7555 m), Gangapurna (7454 m), Tare Kang (7096 m) & Khangsar Kang (Roc Noir 7485m). Annapurna Conservation Area, Nepal. Panorámica de 6 fotografías. 5d MKIII + 100-400 mm y trípode. 

 
jg_np_img_0045High Camp (4800 m), a la izquierda, pequeña ascensión al pico visible con increíbles vistas (4900 m).
  • Día 11: Thorong High Camp (4800 m) – Thorong La Pass (5416 m) – Muktinath (3710 m). Desde High Camp se pueden ver varios glaciares y pequeñas montañas que parecen dunas del desierto pero sin arena fina y claroscuros marcados por las nubes rotas. Despertamos a las 4:00 AM, fuerte desayuno y a las 5:00 AM en marcha para la ascensión al Thorong La Pass. Subimos con la luz frontal aún de noche por un pequeño camino al Norte que va subiendo sin parar, un poco más adelante vemos un grupo de 8 Carneros azules del Himalaya. En aproximadamente una hora y media nos plantamos en Thorong La, hacemos unas fotos para el recuerdo y dura bajada de 1800 m a Muktinath, de camino vemos otro grupo de carneros y una especie de armiño dorado/albino entre las rocas. Bajando, enfrente nuestro contemplamos el bello paisaje con el Reino de Mustang a nuestra derecha.

jg_np_gbl1747Una vez llegamos a Muktinath cogimos un bus que nos llevó a Jomsom (recomendaría hacerlo a pie ya que el paisaje es espectacular) y al día siguiente teóricamente debíamos coger una avioneta que nos llevaría a Pokhara pero debido al mal tiempo no hubo vuelos y, en cambio de 25 minutos de avión, lo alargamos a dos días dentro de un incómodo y peligroso bus local por carreteras que no puedo describir ya que hay que vivirlo para ver y sentir lo que pasamos.

Pudimos haber alargado el trekking dos días más desde Muktinath a Jomsom y aunque nuestra relación con el Porteador fue buena, con el guía no lo fue tanto la verdad, y al final nos apetecía ir por nuestra cuenta y en Jomsom decidimos separarnos y dar por finalizados sus servicios. Una pena ya que es la pequeña mancha negra de nuestro esperado viaje. Recomendación: O bien coger a nuestro guía una vez estemos allí y podamos conocerlo y hablar con él o tener un guía de confianza que nos haya podido recomendar alguien.

 

Conclusiones y algún modesto consejo.


Como ya he comentado anteriormente ir de trekking cargados con nuestro equipo fotográfico sufriendo las condiciones climatológicas (frío, calor, humedad…) con una ruta establecida y con un límite de tiempo, conlleva que hacer buenas fotografías no sea una tarea fácil (con esto no quiero decir que en otras condiciones hacer buenas fotos sea fácil). A veces prefieres disfrutar del paisaje ya que la luz no es buena, otras no está uno en condiciones psicológicas óptimas para coger la cámara y preparar el trípode para hacer una fotografía etc…el calor, la humedad, el frío y el cansancio nos pueden afectar.

También el hecho de no tener localizaciones específicas dificulta la tarea de hacer buenas composiciones. Las horas de buena luz fueron realmente escasas, los amaneceres fueron en general muy grises, al igual que la mayoría de los días, aunque por un lado los días nublados y con niebla resultan muy interesantes, el hecho de no poder contemplar el paisaje gracias a estas condiciones hace que en muchos tramos no les des demasiado uso a la cámara, por norma general siempre llevaba colgada en mi hombro una de las cámaras y en ocasiones hacía fotografías sabiendo que nunca llegarían a ser reveladas.

En trayectos cortos o ciudades otra pega que tiene el hecho de llevar una sola mochila (grande) para nuestro material fotográfico era, o bien cargas con todo o decides que óptica y cámara te debías llevar sabiendo además que el resto de material lo teníamos que dejar en la habitación del hotel o Guest House (personalmente no me gusta dejar el material en ningún lugar que no sea cercano a mí). Para estas situaciones y no echar nada en falta debemos saber que es lo que queremos fotografiar y que nos debemos llevar.

Sabíamos también que no íbamos en la mejor época del año ya que en nuestro verano, en Asia hay monzones y las montañas quedan cubiertas por las nubes y es muy difícil ver los picos despejados. No quiero ni imaginarme que debe ser ir al Himalaya en los meses de Octubre-Noviembre-Diciembre cuando los cielos están despejados y azules donde el polarizador debe reventar el azul del histograma. Esto se traduce también en paisajes limpios y realmente espectaculares.

Por otro lado, en época baja, Julio-Agosto sí, podemos ir con la ruta abierta ya que puedes dormir en cualquier pueblo sin problemas de no encontrar sitio o dormir en el comedor de la Guest House y con el riesgo de quedarte sin mantas para combatir el frío, cosa que en temporada alta puede pasar.

Otro aspecto a tener en cuenta son los permisos para entrar al Annapurna Conservation Area, si vamos con un guía que contratamos desde aquí, él se encargará de sacar el TIMS (tarjeta azul). Pero si vamos sin guía, debemos obtener la misma tarjeta pero de color verde, ésta es para entrar al Annapurna Conservation Area pero sin guía. Es bastante importante esto ya que si vamos sin guía y tenemos la tarjeta azul, en el Checkpoint puede que se queden el TIMS y no lo tengamos ni para el recuerdo. A nosotros nos sucedió que fuimos todo el trekking con el guía y TIMS azul pero en Jomsom nos separamos de él y en el último Checkpoint, en Tatopani se quedaron nuestras tarjetas ya que fui yo al Checkpoint y al ver que iba sin guía y TIMS azul en vez de verde me dijo el hombre (el más maleducado que me encontré en Nepal) que el TIMS azul sólo lo puede chequear un guía, y se la quedó, y no pasa nada porque no te retienen ni nada por el estilo pero se quedan el TIMS con todos los Checkpoints del Trekking, una pena ya que no nos lo pudimos quedar ni de recuerdo. Así que si váis a hacer la ruta sin guía hay que sacarse el TIMS verde no el azul (es lo que tiene gestionarlo desde aquí vía mail con un guía y no haberse informado lo suficiente).

Y para finalizar, calificaría este viaje, ese país, como un lugar encantador con sus pros y sus contras. Las ciudades principales como en muchos otros sitios, masificadas, con contaminación y algo estresantes pero con millones de cosas que pasan a su alrededor las hacen tan atractivas como todo lo contrario.Y luego las zonas rurales, con las montañas más altas del mundo, allí nos transportamos a otra dimensión ya que, su gente y el mundo en el que viven son muy diferentes a nuestra cultura, las increíbles montañas y sus paisajes, los aromas, el clima, la fauna…todo recordado desde aquí sabiendo que está tan lejos pero a la vez tan cerca hace que sólo salga en mí esa nostalgia de todo lo vivido y esas ganas tremendas de algún día poder volver a ese lugar en medio de Asia meridional llamado Nepal.

Ver también Artículo Fotográfico y escrito sobre el Nepal.

Podéis ver la galería en mi web.

Tags: #Lowepro #GuraGear #Bataflae #fstop #gear #trekking #nepal #himalaya #asia #photography #cameras #gitzo #markins #gopro #cokin #canon #olympus #shift #markii #markiii

@GuraGear @Lowepro @Gopro @Canon @Olympus

Un comentario en “VIAJAR AL NEPAL CON TU EQUIPO FOTOGRÁFICO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *